jueves, mayo 10, 2007

Melancolía y misterio de una calle

¿Adónde va esa niña con su aro?

¿De quién es la sombra misteriosa ?



Muchas preguntas.



De Chirico tiene las respuestas. O tal vez ni él lo sepa.

7 comentarios:

George Smiley dijo...

Veo que Vd. es fan de la pintura metafísica. Lo acompaño en ello. Recuerde, igual, que De Chirico padeció de una severa merma en su prestigio cuando, post-mortem, se reveló que hizo unos mangos copiándose a sí mismo. Onda que sacaba un cuadro diciendo "uy, se me había traspapelado!", estando el óleo todavía fresquito.

Y bueno, tampoco es para tanto. Picasso creo que hizo lo mismo, pero al mercado no le interesa bajar sus cotizaciones.

Fix Perez Bracamonte dijo...

Con Picasso tengo un problemita. Por más que trato, no logro que me atraiga estéticamente el cubismo. Digo, entiendo que fue una revolución en el arte, pero, a riesgo de sonar como mi abuelita, "queda feo".
A lo mejor, ser revolucionario en el arte hoy sería pintar como Memling u otro de los Primitif Flamands.

Fix Perez Bracamonte dijo...

Bueno, soné como mi abuelita:
dije "hoy" cuando Picasso es de hace casi un siglo.

THE BRITISH dijo...

Muy bien eso de robar una imagen y hacerse dos preguntas estúpidas. Con tanta audacia y originalidad vas a llegar muy lejos en esto de los blogs.

Tienes un 1.4
Tu persona plagiadora y ladronzuela, un 1.3

Fix Perez Bracamonte dijo...

The British:

Gracias por tu puntuación.
La verdad es que no tengo como objetivo "llegar a algún lado" o ser "audaz" u "original" en el mundo blogger. Posteo lo que en ese momento tengo ganas de postear, aunque me interese sólo a mí. Tomo el blog como un lugar adonde pego lo que me gusta ver; si eso también le produce placer a otro, mejor, pero no es imprescindible.

©Iv4n4 dijo...

por qué el título del blog? Si se puede preguntar... :P

Fix Perez Bracamonte dijo...

Se puede preguntar:

Obviamente, fue tomado del libro de Stendhal, pero, más allá de que la novela es monumental, el título me viene girando en la cabeza desde hace años, incluso antes de leer la obra. Es de esas frases que te quedan adheridas sin que sepas mucho por qué. Entiendo que es un poco maniqueo, en el sentido de "lo bueno y lo malo", "lo lindo y lo feo", pero tiene la ventaja de que la connotación de cada término depende del lector. Es cierto que uno tiene asociado el negro con lo oscuro, lo ominoso, pero eso no es algo absoluto ni universal, de forma que queda la ambigüedad sobre cuál es el término al que hay que asignarle un valor positivo, o, más rico todavía, si realmente hay una oposición. Un poco lo que le pasaba al protagonista de la novela: le rouge ou le noir?
That is the question.