viernes, febrero 29, 2008

Nos veremos en el Crystal Palace

Yo te vi florecer como el lino,
Bajo una dulce luna de plata.
Deliciosa criatura perfumada,
Frescor de manantial en mi destino.

Era más fresca que el río
Tu risa leve que es como un cantar.

Y este llanto mío entre mis manos;
La esperanza nunca es vana.

Tu voz surgirá de las sombras
Pero en tus ojos el brillo
De aquel Palermo perdido
Sufre y se destroza hasta entender.

Se hace amarga en la sal del recuerdo
La tortura
De mis penas.
Niégame el destino que me obligue
A vivir sin tu voz.

Dame el humo de tu boca,
No te cieguen los fulgores
De alguna falsa pasión.

El amor que me ofrecías
Tiene gusto a fruta amarga
Y hoy regresa siempre
Por la siempre noche de mi soledad.

jueves, febrero 14, 2008

lunes, febrero 11, 2008

Ballard Close Up

J.G. Ballard escribió su autobiografía. En ella cuenta, entre otras cosas, que mientras se entrenaba como piloto de la RAF en una base de Canadá rodeada de planicies nevadas y pistas congeladas, comenzó a descubrir que además de querer ser escritor, iba a entrar a la literatura a través de la ciencia ficción.

“Aquí había una forma de ficción que era sobre el presente, y con frecuencia tan ambigua y elíptica como Kafka. Reconocía un mundo dominado por la publicidad y el consumo, de un gobierno democrático que mutaba en uno de relaciones públicas. Este era un mundo de autos, oficinas, autopistas, aerolíneas y supermercados donde en realidad vivíamos, pero que estaba completamente ausente de casi toda la ficción seria. Ningún personaje de las novelas de Virginia Woolf le cargaba nafta al auto. Nadie en las novelas de Sartre o Thomas Mann pagaba por un corte de pelo. Nadie en las novelas de posguerra de Hemingway se preocupaba por los efectos de una exposición prolongada a la amenaza de la guerra nuclear.”

Si bien comparto lo que dice Ballard sobre los temas que trata la ciencia ficción, hay que reconocer que a la mayoría de los autores que la han perpetrado a lo largo del siglo pasado les faltó bastante como para escribir como una Woolf, un Hemingway o tener la lucidez de Kafka. Pero los pocos que se salvan, bien valen la pena.

Estoy seguro de que el recientemente desaparecido Satnislaw Lem hubiera opinado sobre Ballard lo mismo que dijo una vez sobre P.K. Dick comparándolo con otros autores de SF, que era un visionario entre los charlatanes.

La comparación utilizando “…like some…” + deranged, derelict, dilapidated o algún otro adjetivo que remita a la degradación y al abandono debería ser fijada en la literatura como ballardiana, así como hablamos de Kafka cada vez que pensamos en la eterna postergación.

martes, febrero 05, 2008

Por inminente viaje a Inglaterra SE ALQUILA


Castillo en región de los montes Cárpatos con amplias y frescas estancias, hall central con escalera de mármoles interminable, varios salones de usos múltiples, multitud de dormitorios (varios de ellos con camas con dosel), comedor para banquetes impecable, cocina con muy poco uso.
Jardines con profusa vegetación y fauna silvestre (de preferencia noctámbula).
También cuenta con un complejo sistema de túneles y sótanos, incluida una cripta privada con gran sepulcro central discretamente ornamentado y espacio en las paredes para varios féretros más.
Ausencia de vecinos molestos.

Solicitar visita personalizada a:

Sr. Jonathan Harker
Poste Restante
Posada “La Corona Dorada”
Bistritz